Detalles que marcan la diferencia en vuestra boda

Uno no jura amor para siempre todos los días, por eso mismo el día de vuestra boda es un día irrepetible. Aunque no sea la primera vez que se contrae matrimonio ése día no volverá a suceder jamás. Es por esta razón por la que tenemos que tratar el día del enlace con mimo, cura y mucho detalle paso a paso, para hacerlo totalmente memorable e irrepetible. En Can Mauri, además de ofreceros las instalaciones ideales, unos banquetes exquisitos para que vuestros invitados estén como en casa y un servicio de organización de bodas con los mejores wedding planners para que podáis celebrar el enlace con total comodidad y precisión; os traemos una lista de los detalles que consideramos interesantes para que el día de vuestra boda no se os escape nada.

La Entrada

Ya sea en la ceremonia, en el lugar de celebración o en ambos, la entrada es la bienvenida que vosotros les estáis dando a los invitados de vuestra boda. Ya se da por hecho que si llegan bien a la localización y ven a los demás invitado no hace falta hacer nada más, pero no, los detalles marcan la diferencia y este es un detalle que no pasará desapercibido, seguro. Dedicad un tiempo a diseñar y decorar personalmente la entrada del lugar de celebración o el de la ceremonia de este modo estáis mostrando el agradecimiento a vuestros asistentes y el recibimiento será mucho más personal, ya que probablemente no podáis estar en la puerta para saludarlos uno por uno.

Cada invitado en su lugar

En vez de hacer que los invitados vayan mesa por mesa buscando un papelito o algún distintivo que les diga dónde sentarse, colocad algo en la entrada del restaurante que les ayude a orientarse. La propuesta que os ofrecemos es hacer, por ejemplo, un pequeño plano a mano del salón con sus mesas y en lugar de la silla poner el nombre del invitado, o poner un numero y una leyenda dónde cada número corresponda a un invitado. Como detalle extra podéis poner nombre a las mesas, ya sean los típicos (mesa nupcial, mesa de los familiares, mesa de los amigos, mesa de los niños, mesa de los solteros, etc.) o en caso de que hagáis una boda temática poner nombres relacionados. Por ejemplo, si vuestra boda tiene temática de dar la vuelta al mundo porqué sois muy viajeros y aventureros, podéis poner en cada mesa el nombre del país o continente que queréis visitar o que ya habéis visitado.

Personalidad por cada rincón

Aunque la boda os la hayan organizado ostras personas, tenéis que procurar que cada elemento, cada detalle, cada cosa que se plantee para el gran día diga algo de vosotros. No dejéis nada al azar ni en manos de los demás, aunque sea el restaurante. Controlad el color de los manteles, la decoración de las mesas y su disposición, las servilletas,… ¡E incluso la luz! Es algo a lo que no se le presta especial atención pero la luz es la que da el ambiente, y no tiene porqué ser necesariamente fija, puede ser más intensa durante los platos principales y mientras se va avanzando puede ir suavizándose y cambiando de tono o incluso de color, para dar paso a los cocktails y fiesta post cena.

Los aseos

Seguramente no se os habrá pasado por la cabeza pero los aseos también forman parte de la boda. Los invitados cuando vayan al baño tienen que sentir que sieguen envueltos en la boda y en vuestra esencia. Perfumadlo con un ambientador que os guste, decoradlo, señalizadlo y mantenedlo limpio, podéis contratar a alguien que lo haga o poner cartelitos que inspiren a que los invitados los mantengan limpios. Si son aseos de un restaurante podéis pedir que lo controlen.

La despedida

Una recomendación para ser un buen anfitrión es que todo lo que tiene un principio tiene que tener un final.  Es más, todo lo que tiene un buen principio debe tener un buen final. Por eso mismo no hay que dejar decaer la fiesta y dejar que termine por su propio peso. Una cosa es cuándo vosotros dais la fiesta por terminada y la otra cuándo se marchan los invitados. Os recomendamos que preparéis el final del día de vuestra boda con el mismo detalle y mimo que habéis planeado su inicio y cada uno de sus pasos. Haced algo que sea inolvidable para los invitados, es lo último que recordarán de la boda y también es una manera de agradecerles su asistencia hasta el final. Podéis poner vuestra canción favorita para cerrar la fiesta y repartir algún regalo; algo que puede gustar seguro es que regaléis las fotos que el fotógrafo ha hecho a los invitados con los novios y durante la cena, en vez de que ellos las tengan que comprar.

No Comments

Deja un comentario

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada