Ventajas de casarse en invierno

Cuando la gente piensa en casarse, siempre suele planear la bona en temporada de primavera o verano. Quizás la idea del frío paraliza, nunca mejor dicho, a la hora de planear una boda. No se suele pensar en celebrar una boda en Enero o Febrero, pero aunque no lo parezca casarse en invierno realmente tiene sus ventajas. La principal de todas ellas es que probablemente no tendréis muchos problemas para cuadrar fechas durante los meses fríos.

Disponibilidad

El principal problema que suelen encontrar las parejas para poder celebrar su enlace es que éste se plantea para los meses más calurosos o de temperaturas más “buenas”. Parecerá una tontería pero éste es uno de los motivos por los cuales es difícil encontrar disponibilidad para el día y el lugar deseados, ya que son muchos los futuros matrimonios que también quieren celebrar su gran día.

Por el contrario, los meses de invierno son fechas poco solicitadas y existen más alternativas disponibles, incluso muy probablemente aquella iglesia, juzgado, lugar de celebración u otros servicios que siempre has soñado para tu boda y que sabes que es muy difícil conseguir. Si decides casarte en invierno, quizás tengas más posibilidades de tener tu boda idílica.

Economía

Como ya hemos comentado, al ser fechas con poca demanda, hay mucha disponibilidad y probablemente también encuentres que los precios sean considerablemente más bajos que en temporada alta por el efecto oferta/demanda. Hay lugares y servicios que suelen ofrecer ofertas o descuentos dado que en esta época los proveedores no tienen mucho trabajo y los bienes y servicios que ofren los tienen que vender. Seguramente os supondrá un gran ahorro que, rascando un poco de allí y otro poco de ahí, se puede invertir en otros detalles que sin ello habríais tenido que prescindir, ¡o incluso para los extras de la luna de miel!

Vestido de la novia y traje del novio

Uno de los momentos más esperados es cuando se desvela el vestido de la novia. Es el secreto mejor guardado de los enlaces, y si el novio es muy coqueto, ¡el suyo también! Aunque parezca mentira, casarse en épocas invernales puede dar mucho juego a los bridal looksy trajes de novio. Para empezar, los chicos no tendrán que preocuparse por si van a sufrir mucho sofoco mientras esperan a la novia durante la ceremonia ni sufrirán por los sudores del banquete y el bailoteo posterior. Pueden escoger trajes sin miedo a que pasen calor e incluso dar un toque diferente al look de boda con unos guantes o incluso una capa.

Por el lado de la novia, existen infinitos complementos invernales a la par de favorecedores que pueden dotar a su bridal lookde sofisticación y misticismo: capas, chaquetas largas, roqueras o con plumas; boleros, guantes, vestidos de manda larga (ancha, estrecha o con vuelo),…

Como veis, las opciones tanto para uno como para el otro son miles y bien variadas que pueden dar mucho juego a tu boda y dotarla de un toque diferente y rompedor. Solamente tienes que saber cómo quieres que sea el estilo de la boda y lugares de celebración, y dar rienda suelta a la imaginación. Además, este mismo juego de vestimenta se le da a los asistentes al evento.

Asistencia asegurada

 Al igual que sucede con la disponibilidad de las localizaciones y los servicios, esta también se aplica al tema de los invitados, ya que prácticamente todos dirán que sí podrán asistir a vuestro enlace. Esto es por qué, por una parte, no es una época en la que la gente suela irse de viaje o hacer largas vacaciones, como sucede en primavera o verano. Por la otra  parte, en la temporada alta de boda, estas suelen sucederse una tras otra la cual cosa conlleva un sobregasto para los asistentes que deben asistir a varias bodas, así como obviamente también afectará a su disponibilidad a vuestro enlace. Todo esto supone un compromiso y presión extra para los invitados.

Crea algo diferente

Las bodas en temporada de invierno permiten romper con la estética y las temáticas habituales de los enlaces matrimoniales de temporada alta que suelen ser bodas en la playa, en el campo o en jardines, ibicencas, de blanco,… Por el contrario, el invierno puede dar mucho juego y despertar vuestro lado más creativo. Por un lado podéis aprovecharos de las festividades que se celebran en esta temporada como son la Navidad o el año nuevo para incluir algunos detalles en tu boda. El invierno también es sinónimo de solsticio de invierno y recuerda a los países nórdicos y culturas escandinavas o al verde y céltico norte de nuestro país. Si os apetece hacer algo rompedor, podéis aventajaros con estos temas y hacer una boda con detalles nórdicos, colores grises, blancos y dorados, o de temática celta con colores verdes, rojos y dorados.

Sea cual sea la temática y estilo de vuestro boda, en Can Mauri ponemos a vuestra disposición nuestro equipo de Wedding Planner para que os ayuden a hacer de este proceso algo más liviano y fácil. A demás, nuestras instalaciones son grandes, ideales para acoger un enlace invernal en una masía clásica catalana disfrutando de un delicioso banquete de boda.

No Comments

Deja un comentario

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada