Un San Valentín inolvidable

El día de San Valentín ya lo tenemos al doblar la esquina. Es una de las fechas señaladas más populares de todo el mundo y a la vez una de las que más hace que nos rompamos la cabeza. Cuando iniciamos una relación, todo es maravilloso. Vivimos los minutos, horas y días al lado de nuestro enamorado o enamorada como si estuviéramos dentro de una burbuja. Nos sentimos de mejor humor, afrontamos nuestras rutinas con otra energía y todo, absolutamente todo, es nuevo con esa persona. No es esencialmente difícil pasar los primeros meses de una relación siendo felices y haciendo feliz a la otra persona, o al menos así debería ser. El principal problema viene cuando se nos empezamos a quedar sin ideas para complacer a nuestro enamorado o enamorada. Nos volvemos más exigentes y queremos que las cosas sean más especiales para poder sorprender a esa persona. El principal objetivo es mantener la llama de la relación viva y chispeante. Por eso decimos que cuando llega el 14 de febrero, San Valentín se vuele una de las fechas más “conflictivas” para nuestra creatividad amorosa. Pues bien, que no cunda el pánico porqué desde Can Mauri, a parte de ofrecerte un espacio íntimo, bonito y de lo más romántico para una cena de San Valentín perfecta, queremos ayudar a tu inspiración a florecer. Queremos que puedas sorprender a tu pareja en una cita especial tan especial que se vuelva en un día de San Valentín difícil de olvidar.

Mini escapada refreshing vibes.

 Si últimamente vuestra rutina, humor y complicidad se ha vista afectada por el estrés diario y los dolores de cabeza, esta es una opción muy refrescante. Un cambio de aires siempre ayuda a despejarse y a olvidar por unos momentos lo que nos come por dentro. No hace falta que os vayáis muy lejos. Busca un lugar que a él o a ella le pueda gustar, coge el coche sin decirle nada y dirigiros para allá. Puede ser un desayuno exprés con vistas para empezar el día de San Valentín de manera diferente, un picnic al atardecer en un mirador apartado del mundo o, simplemente, un paseo por el bosque o la playa los dos solos, disfrutando del silencio y el sonido de la naturaleza. Ideal también para expresaros y recuperar la comunicación entre ambos.

¡Aventura!

Si sois una pareja de carácter intrépido, inquieto, aventurero y tenéis poca aversión al miedo, puedes planificar una cita de aventuras intensas que jamás hayáis hecho o que siempre hayáis querido hacer pero nunca habéis tenido tiempo. Saltar en paracaídas, hacer escalada, sobrevolar algún paisaje angosto, hiking en alguna montaña de alto nivel y/o con viene,… El objetivo es el mismo que la propuesta anterior, salir de la rutina y refrescar la relación.

Autocine

Sí, al más puro estilo de John Travola y Olivia Newton-John, en Grase. Prepara el garaje con un proyector (o con el ordenador mismo, la intención de emular los años 60 y hacer algo original es lo que cuenta) y decóralo con luces de led, música de la época, un pica-pica, palomitas,… ¡échale imaginación para darle juego a la idea!

Haced cosas juntos

De bien seguro que alguno de los dos tiene algún deseo, común o individual, que todavía no habéis podido cumplir por falta de tiempo o motivación. Es tu momento para ayudarle o ayudarla a que eso se cumpla y que sea algo de los dos. No tienen por qué ser grandes cosas, pero algo que podáis construir los dos. Decorar una habitación, organizar el viaje que siempre quiso, acompañarle/la a visitar a ese familiar o amigo que hace años que no ve pero que es tan importante para él o ella, etc. Seguro que algo hay. El objetivo es que esta actividad os una aún más en la complicidad y el apoyo mutuo.

Recrear una primera cita

Si estáis cumpliendo un año redondo (1, 5, 10, 15 años de relación), siempre es una buena idea recrear la primera cita o la cita que fue tan especial que hizo que os enamorarais. No os descubrimos América con esto, pero si es una opción que jamás habéis hecho y si realmente hay una cita que marcó en vuestra historia, será una entrañable sorpresa. Si no queréis recrear la cita pueden ser otras cosas, como el viaje que más os marcó, por ejemplo.

Cena sorpresa

Pero no la típica. La propuesta aquí es que cada uno preparéis por separado un menú para el otro y en la cena os lo servís. Una buena manera de hacer de la cena de San Valentín algo diferente y original, a la vez que os sirve de termómetro o practica para saber cuanto os conocéis el uno al otro.

 

Esperamos haber ayudado a refrescar vuestras ideas para el día de los enamorados. ¿Preparado/a para mostrarle lo especial que es para ti y lo importante que es en tu vida?

¡Can Mauri os desea un muy feliz San Valentín, enamorados! Y que cupido os acompañe.

No Comments

Deja un comentario

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada