La magia de los Reyes Magos

Antes de la llegada de Santa Claus, lo que se celebraba en España el 25 de Diciembre era la natividad del niño Jesús y la adoración de los pastores. Trece días después, el 6 de Enero, llega la Epifanía de los Reyes de Oriente, o lo que nosotros conocemos también como Los Tres Reyes Magos. Según algunas creencias, estos tres personajes llegaron desde países y continentes muy lejanos guiados por una señal divina, la famosa estrella fugaz y representaban las tres edades principales del ser humano. Melchor, el más mayor, viene de Asia, Gaspar el más joven de los tres, de Europa y Baltasar, de edad media, de África. Según indican las escrituras bíblicas estos peculiares personajes fueron a llevar una serie de regalos al niño Dios en el pesebre de Belén donde nació: oro, mirra e incienso.

LOS REYES

Melchor luce como el más anciano, lleva el pelo canoso y tiene una larga barba blanca. Su nombre original era Magalath. Él fue el portador de la mirra, rojiza y aromática muy común en oriente y más concretamente en Somalia. Gaspar, también llamado Galagath, era un hombre rubio, de edad media pero el más joven de los tres y también llevaba barba. Su regalo para Jesús fue el incienso. A su vez, Baltasar, un rey totalmente negro y él fue quien le llevó el más precioso de los minerales: el oro para simbolizar su estatus como rey de los Judíos.

LOS REGALOS

El oro es un presente que representa la pureza, ya que es un material que no se corrompe, representando lo más puro del hombre. Es usado desde hace siglos por la realeza adoptando ese significado para ornamentar sus joyas. Así pues, el oro honra al niño Jesús como un Rey de corazón puro. El incienso hace apelación a la conciencia del hombre. Esta resina a su vez también purifica y va más allá de los apetitos humanos, hace referencia a la espiritualidad del hombre, lo etéreo. De esta manera, se honra a Jesús como a ser divino. Finalmente la mirra, también otra resina, suele ser usada con fines medicinales. En el antiguo Egipto los embalsamadores utilizaban la mirra para preparar los cuerpos para la sepultura. Así pues, el significado de la mirra era honrar al niño Dios como a un hombre y señalaba su mortalidad.

LA TRADICIÓN

Es por ello que desde entonces, los tres reyes magos empezaron a llevar regalos y presentes de paz a los niños de todo el mundo. Así es tradición que la noche del 5 de Enero se haga la Cabalgata de los Reyes Magos dónde representa que sus majestades Melchor, Gaspar y Baltasar acaban de llegar a la ciudad. En la cabalgata podemos ver que vienen cargados con miles de paquetes. ¿Quien no se ha puesto a buscar su nombre entre los paquetes? Desde luego para los más pequeños es lo más parecido a ver la cabalgata de Disneyland Paris, y los adultos disfrutamos viendo como se iluminan sus caras a la ves que recordamos nuestra ilusión de cuando éramos así de pequeños.
Como marca la tradición, para que esos paquetes lleguen a nuestras casas los niños tienen que escribir una carta con sus deseos dirigida a sus Majestades y, igual que ocurre con Papá Noel, se tienen que haber portado muy bien durante todo el año, sino ya sabemos todos que lo que toca es carbón o lo que podría ser aún peor, NADA. También suele ser costumbre que los niños dejen galletitas y un poco de vino al lado del árbol para los Reyes de Oriente, ya que vienen de un largo viaje y tienen que retomar energías para el también largo camino que les espera. Así como también se suele dejar leche para los camellos.

Otra tradición de este día es el de comer el roscón de reyes. El momento en que se come es bastante variado, hay quien se lo come la noche anterior, la del 5 de Enero después de la cabalgata, y otros al día siguiente, el mismo 6 de Enero. Tomes cuando te lo tomes, éste es el postre por excelencia que ya señala el final de las fiestas navideñas. Es el protagonista indiscutible después de los regalos. El roscón de reyes se elabora con masa dulce y rodajas de fruta escarchada o confitada, le da el toque de color a la torta. Su relleno puede ser de lo que uno quiera, nata, crema, trufa, chocolate, mazapán o dejarlo sin relleno como un bizcocho redondo. Además, la masa suele ser elaborada con agua de azahar, la cual cosa le aporta ese aroma y sabor característicos de este entrañable postre. En su interior, los reposteros esconden un rey y una haba para que los comensales se encuentren por sorpresa. La tradición es que aquel que encuentre el haba seca debe pagar el roscón o traer el roscón del próximo año. Mientras que a quien le toque la figurita del Rey es coronado con una corona de cartón que suele venir con el roscón.

En Can Mauri queremos que este día siga siendo lo más especial posible y que las tradiciones se cumplan sin causar mucho trabajo. Por eso hemos preparado un menú especial para toda la familia para el día de reyes, de este modo en este día sólo os tendréis que preocupar de hacer la ruta de los regalos, abrirlos y luego reunir a la familia para comer.

¡Felices Fiestas!

No Comments

Deja un comentario

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada